lunes, 3 de octubre de 2011

Todo está interconectado

Astrónomos de la Universidad Nacional de Australia han descubierto el hilo cósmico que teje la estructura del Universo. Se trata de un filamento con una gran cantidad de material que conecta nuestra galaxia, la Vía Láctea, a otras agrupaciones cercanas de galaxias que, a su vez, están interconectadas de la misma forma con el resto del Universo. La investigación, que muestra una especie de «escalera» al cielo, aparece publicada en Astrophysical Journal.

«Examinando las posiciones de antiguos grupos de estrellas, llamados cúmulos globulares, encontramos que los cúmulos forman un plano estrecho alrededor de la Vía Láctea en lugar de estar dispersos por todo el cielo», explica el astrónomo Stefan Keller. «Lo que hemos descubierto evidencia un hilo cósmico que nos conecta a la vasta extensión del Universo», explica. A su juicio, este hilo de cúmulos estelares y galaxias pequeñas alrededor de la Vía Láctea «es como el cordón umbilical que alimentó nuestra galaxia durante su juventud».

Existen dos tipos de materia que componen el Universo: la materia dominante -aquella que forma todo lo que conocemos, incluidos las galaxias, estrellas, planetas- y la predominante y enigmática materia oscura, que nadie puede ver pero de cuya existencia está convencida una buena parte de la comunidad científica.

sábado, 1 de octubre de 2011

Macrocosmo y Microcosmo

Macrocosmo y Microcosmo están estrechamente ligados.
El Dr. Lavezzeri ya reveló las curiosas relaciones que existen entre la vida astronómica y la vida humana.
Las 72 pulsaciones del hombre de buena salud corresponden a los 72 años que emplea el Sol para desplazarse 1 grado a través del cielo.
El corazón late 4 veces cuando respiramos una vez, es decir, que el número de respiraciones es de 18 por minuto, lo que corresponde a las 4 estaciones y a los 18 años de la nutación del eje terrestre bajo la influencia lunar.
En cuanto a las 25.920 respiraciones en 24 horas, nos hacen pensar en la precesión de los equinoccios, por el número de años del famoso gran Ciclo, al fin del cual las constelaciones cierran su vuelta Zodiacal; de allí derivan también las grandes Eras procesionales: ( años por signo) así del 4.320 a 2.160 a.C., el Ciclo de TAURUS simbolizó a Egipto, a Caldea, y a la sibilización cretense.
Después vino la era de ARIES que transformó la religión: Moisés prohibió a los hebreos adorar el Becerro de Oro (el Buey Apis).
La Era Cristiana corresponde al Sol penetrando desde el año I de la Era en el nuevo signo de PISCIS.
Naturalmente este simbolismo no es de una precisión absoluta, pero hay que hacer notar que grandes Ciclos marcan la historia de los pueblos.
La Era del AQUARIUS debe efectivamente simbolizar un ciclo nuevo de 2.000 años más o menos y marcar una renovación. Algunos se basan para enunciarla como consecuencia del descubrimiento de la desintegración del átomo, calificando nuestra época de Edad Atómica, lo que puede ser simbolizado por el planeta URANO que caracteriza los acontecimientos bruscos y gobierna justamente el signo del AGUADOR (Acuario).
Otros apoyan sus pronósticos en las Escrituras.
De la primera hipótesis de trabajo nace el problema astrológico para el cual ciertas aclaraciones se hacen necesarias. La astrología trata de los cuerpos celestes en su naturaleza y en su movimiento: es una Ciencia de los Mundos. Estuvo en boga en Caldea, Egipto y Mesoamérica.
Continuó en la Edad Media con Parecelso; luego con Kepler.
Fue refutada por los racionalistas así como la Alquimia y las otras doctrinas ocultas.
Sin embargo, no obstante todos los obstáculos, encontró nuevos adeptos ilustres en Napoleón y Goethe, para no citar más que a ellos.
La opinión corriente es que ya no se cuenta con adherentes serios. El público en general no conoce más que la superficie de las cosas e ignora muy a menudo que, además del montón de charlatanes presuntuosos, hay buscadores serios que trabajan en silencio.

lunes, 5 de septiembre de 2011

El Kybalion

El "Libro de la Sabiduría" estaría enterrado en el lecho del río Nilo y custodiado por una serpiente invencible, porque el hombre que consiguiera leerlo lo sabría todo sobre el aire, el fuego, la tierra y el cielo y tendría poder sobre ellos.

El Kybalion expone los siete principios sobre los que se basa toda la filosofía supuestamente proveniente de la Atlántida:

1º El principio del Mentalismo: El TODO es mente; el universo es mental (Este es el concepto de Brahma).

2º El principio de Correspondencia: Como arriba es abajo; como abajo es arriba (rige no sólola misma ley para una galaxia y un átomo, sino que existen inexplicables coincidencias, como el diámetro aparente del Sol y la Luna que se comprueba en un eclipse, entre tántas otras).

3º El principio de Vibración: El movimiento es perpetuo y permanente. El tiempo lo demuestra.

4º El principio de polaridad: Todo es doble; todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse. Lo demuestra el arco iris; sobre el lado que termina un color comienza del otro lado el que lo continúa en la escala:

5º El principio de Ritmo: Todo fluye y refluye; todo tiene sus periodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

6º El principio de causa y efecto: Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de causalidad pero nada escapa a la Ley.

7º El principio de generación: La generación existe por doquier. Todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.

Se dice que Thot provenía de la Atlántida

¿Hubo una Atlántida de donde provenía todo?

jueves, 1 de septiembre de 2011

Origen de la Tabla Esmeralda

Hermes Trismegisto es el nombre griego de un personaje mítico que se asoció a un sincretismo del dios egipcio Dyehuty (Thot en griego) y el dios heleno Hermes.
Se le han atribuido estudios de alquimia como la Tabla Esmeralda —que fue traducida del latín al inglés por Isaac Newton— y de filosofía, como el Corpus hermeticum.

Según las creencias egipcias, los dioses habían gobernado en el Antiguo Egipto antes que los faraones, civilizándolos con sus enseñanzas. Thot estaba asociado a la sabiduría y a la magia (hoy conocida como psicología y psicología social).

Thot inspiraba a los escribientes, y protegía los registros que contenían el conocimiento de los Dioses.

Clemente de Alejandría estimaba que los egipcios poseían 42 escritos sagrados, que contenían todas las enseñanzas que poseían los sacerdotes egipcios.

lunes, 29 de agosto de 2011

El Udyat

Según la mitología fue Thot quién le dió a Horus el ojo Udyat, cuando aquél lo perdió por causa del ataque de Shet, su hermano.
El Udyat simboliza que aunque la Realidad es una, en el plano común sólo vemos los obstáculos, no las posibilidades. Para ahondar en nuestra capacidad de percepción es preciso realizar una alquimia interior, un desarrollo psíquico y espiritual que nos eleve de nuestra condición humana ordinaria y nos permita acceder a planos de realidad superiores, con un control mucho mayor sobre el espacio y el tiempo...

El objetivo es el crecimiento interior con vistas a acceder a la percepción más intensa y profunda de la Realidad.

Al incrementar la percepción se incrementa la capacidad de acción.

El conocimiento verdadero

El primer postulado que tiene en cuenta el sabio pensamiento es que todo fenómeno, físico o psíquico, es forzosamente el efecto de una causa, así como causa generadora de nuevos efectos.

Ésta es una ley universal.

Ninguna causa puede ser privada de su efecto.

Esta ley permite comprender buena parte de las prácticas antiguas. Así, por ejemplo, todo fenómeno implica una carga de energía y una liberación de esa carga en el efecto que le es propio. Si se bloquea el cauce normal de la energía que libera el fenómeno, de tal forma que se impide que éste desemboque en su efecto natural, esa energía, que no puede suprimirse, se desvía y genera un efecto no deseado.

Las culturas antiguas pretenden, a partir del conocimiento de este tipo de relaciones, alcanzar el control de esta energía y la habilidad de dirigirla.

El segundo gran postulado del verdadero conocimiento es la denominada Ley de las Correspondencias, o de las Grandes Analogías.

Ésta viene a afirmar que todos los elementos de un plano cualquiera de realidad están vinculados también causalmente con sus elementos correspondientes de todos los otros planos que configuran el cosmos creado.

Todos los niveles están relacionados por este vínculo y cada plano o nivel de realidad tiene, en última instancia, la misma estructura o forma.